Un estudio publicado recientemente por la Clínica Cleveland de Ohio (Estados Unidos) en el cual analizaron una prueba de esfuerzo en cinta durante 23 años, demuestra que el sedentarismo es más peligroso para la salud que fumar, padecer diabetes o tener hipertensión.

Los beneficios del ejercicio y la forma física son numerosos y se observaron en todas las edades, tanto en mujeres como hombres y, por el contrario, ser incapaz de correr en una cinta o realizar una prueba de esfuerzo tiene peor pronóstico en cuanto a muerte que las patologías citadas anteriormente, concretamente el riesgo aumenta a 500%.

Por ello, este estudio deshace el mito que dice que los deportistas de alto rendimiento corren mayor riesgo de muerte, ya que como dicen especialistas en ámbitos de medicina deportiva,  no hay ningún ejercicio o condición física y sus posibles intensidades que expongan al deportista a riesgos.

Concluimos recalcando la importancia de transmitir el peligro de la inactividad física como un factor de riesgo tan importante como el tabaquismo, la hipertensión o la diabetes. Se debe controlar esta “nueva enfermedad” con una única receta: la práctica de ejercicio.

Puede ver el estudio completo (inglés) aquí.